Al convertirnos en papás, nuestra vida da un giro de 360º.

De repente tenemos una persona que depende de nosotros, a la que ofrecemos todo nuestro amor y queremos cuidar de la mejor forma posible. Por eso, son lógicas las dudas y la incertidumbre.

Una de las preguntas estrella que os hacéis durante los primeros días es sobre el uso del chupete. ¿Es recomendable? ¿Cuándo debería empezar a dárselo? ¿Tiene algún inconveniente?

En este artículo conocerás toda la información necesaria para que puedas tomar la decisión de dar o no el chupete a tu bebé recién nacido, conociendo sus ventajas y desventajas, cuál sería el mejor momento para introducirlo y retirarlo y, si decides usarlo, cómo escoger el modelo más adecuado.

¿Cuándo dar el chupete a un recién nacido?

Si decides dar el chupete a tu bebé reciñen nacido, deberás saber que lo más recomendable es:

  • Dale el chupete solo en los momentos puntuales que lo necesite para calmarse.
  • No es recomendable que el bebé lleve el chupete colgado y lo tenga a disposición todo el día. Es mejor que tú se lo vayas ofreciendo en las situaciones que sea necesario.
  • Si tu bebé se alimenta con leche materna no es demasiado recomendable introducirlo antes del mes de vida. Siempre espera a que la lactancia materna esté bien establecida para evitar interferencias.
  • No ofrezcas el chupete para retrasar las tomas, la alimentación de tu bebé debe ser a demanda.
  • Nunca lo untes en sustancias dulces ni de otros tipos. El chupete debe estar siempre limpio.

Tipos de succión del recién nacido

La succión es un reflejo primitivo e involuntario de tu recién nacido, incluso ya presente cuando estaba dentro de tu barriga.

Existen dos tipos de succión:

Succión nutritiva del recién nacido

Es la que quedaría cubierta con la succión al pecho o biberón para alimentarse.

Succión no nutritiva del recién nacido

Es la que, además de ayudar a estimular la producción de leche materna, relaja y tranquiliza a tu bebé, propicia el sueño, reduce el dolor y favorece la maduración de la succión-deglución.

Uso del chupete: Beneficios y riesgos

Para que puedas decidir si tu bebé debe usar o no chupete, debes saber los beneficios y desventajas.

Los principales beneficios del chupete son:

  • La función de calmar y relajar a tu bebé.
  • Cubrir la necesidad de succión no nutritiva.
  • Disminuye el riesgo de SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante).
  • Ayuda a conciliar el sueño.

Pero también debes conocer las desventajas:

  • Alteración de la forma del paladar.
  • Alteración del desarrollo oral y riesgo de retraso del lenguaje.
  • Maloclusión/alteración de la mordida.
  • Posible interferencia en la lactancia materna (confusión tetina/pezón y menos estímulo en el pecho materno, que puede afectar a la adecuada producción de leche materna).
  • Infecciones de la cavidad oral.
  • Riesgo de caries (por bacterias o por endulzar el chupete para ayudar a su aceptación).
  • Riesgo de lesiones orales por caídas accidentales con el chupete en la boca.
  • Mayor riesgo de Otitis media, por respiración bucal.

El uso del chupete y la lactancia materna

La lactancia materna cubre todas las necesidades de tu bebé: alimentación, apego, amor, tranquilidad, seguridad y relajación.

Pero en los bebés que reciben fórmula infantil, esta necesidad neural de no nutrición no está cubierta, y suelen requerir saciar la parte no nutritiva mediante el uso del chupete.

La leche materna es el alimento de elección para los recién nacidos, recomendándose de manera exclusiva durante los primeros 6 meses de vida y, junto con alimentación complementaria, hasta los 2 años o más, según lo desees tú y tú bebé.

El uso del chupete puede interferir en la lactancia:

  • Menor producción de leche: al satisfacer la necesidad de succión con el chupete, disminuirá el estímulo en el pecho materno, pudiendo provocar una menor producción de leche y un destete precoz.
  • Síndrome de confusión tetina/pezón: aumento en las dificultades de agarre y alteración en el mecanismo de succión.
  • Destete precoz: una menor duración de la lactancia en bebés que usan chupete.

¿Cómo darle el chupete a un recién nacido?

La Asociación Española de Pediatría (AEP) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan evitar el uso del chupete en recién nacidos hasta que la lactancia materna esté bien establecida.

Por tanto, si decides no amamantar a tu bebé, podrías ofrecérselo desde el nacimiento, para satisfacer su necesidad de succión no nutritiva.

Mientras que si tu bebé va a ser amamantado, lo ideal sería esperar a que la lactancia esté correctamente instaurada para evitar interferencias.

Esto sucederá cuando las tomas estén bien establecidas, no existan problemas de agarre, tengas una adecuada producción de leche, y tu bebé gane peso adecuadamente, lo que suele tener lugar sobre las 4 semanas de vida.

¿Se recomienda el chupete para un recién nacido para dormir?

Según evidencias científcias, el uso del chupete en recién nacidos a la hora de dormir reduce el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

Algunas hipótesis plantean que la succión del chupete mantiene al bebé en un estado de alerta durante el sueño y por ello disminuiría el riesgo de apneas.

La AAP recomienda “ofrecer un chupete en el momento de dormir la siesta y por la noche, sin forzar si el bebé lo rechaza”. Aunque, como te comentaba anteriormente, en el caso de los niños alimentados con leche materna se recomienda esperar hasta que pase el primer mes.

No hay que olvidar que la lactancia materna en sí ya es un factor protector del SMSL, existiendo evidencia científica que lo avala.

¿Qué pasa si mi bebé rechaza el chupete?

Si el bebé rechaza el chupete, no debes forzar, ni untar con sustancias dulces para favorecer su aceptación.

Si tu bebé está alimentado con lactancia materna es frecuente que lo rechace, ya que sus necesidades de succión tanto nutritivas como no nutritivas están cubiertas con el amamantamiento.

Si tienes mucho interés en introducirlo, puedes continuar intentándolo, siempre de manera respetuosa y sin forzar y, si a pesar de todo tu bebé lo rechaza, puedes cubrir esa necesidad de apego de otras maneras como puede ser con el contacto piel con piel o el porteo que te comentaba anteriormente.

¿A qué edad es recomendable quitar el chupete?

Muchas papás se plantean cuándo quitar el chupete a su bebé, y lo ideal es, a partir de la erupción del primer diente, entre los 6-8 meses, podrías intentar comenzar a retirarlo.

Lo más habitual es a partir del año de vida, y nunca deberías retrasarlo más allá de los 2 años.

Como ya hemos comentado, el uso del chupete puede provocar alteraciones en la dentición y en la mordida, que pueden ser reversibles si retiras el chupete antes de los 24 meses.

Cuando la retirada se hace más tarde, puede que las alteraciones sean irreversibles por sí solas y precisen de ortodoncia más adelante.

¿Cómo retirar el chupete a un bebé?

Para su retirada, intenta buscar el mejor momento:

  • Lo ideal es que no coincida con cambios importantes en la vida del bebé, como puede ser la llegada de un hermanito/a, el inicio de la escuela infantil, mudanzas, etc…
  • Procuraremos hacerlo de manera progresiva, respetando sus tiempos, ya que ha sido un objeto de apego muy importante para el bebé.
  • Podemos explicarle la situación, recurriendo a métodos como cuentos o historias.
  • Hacerlo poco a poco, primero reduciendo su uso durante el día, posteriormente en las siestas y, por último, durante la noche.
  • En este periodo debes acompañarlo siempre con mucha atención y cariño para facilitar el proceso.

¿Cuál es el mejor chupete para un bebé recién nacido?

A la hora de escoger el chupete, inclínate siempre por el que mejor se adapte a tu bebé.

Tienes que diferenciar 3 partes principales:

  • La tetina: se recomienda que sea lo más plana y flexible posible para una menor alteración de la mordida. De igual forma, se recomienda más los de forma fisiológica que anatómica. Los de forma de bola o cereza son los más invasivos, por lo que es mejor evitarlos. En cuanto al material, lo idóneo es que sean de silicona o látex, por ser más resistentes e higiénicos.
  • El cuello: debe ser lo más fino posible, para que resulte menos invasivo.
  • El escudo: debe ser flexible, que tenga orificios de ventilación y mejor sin argolla.

En cuanto a la talla, lo más recomendable es utilizar una talla pequeña (0-6 meses) y no aumentarla, aunque el bebé crezca.

En nuestra tienda contamos con un amplio catálogo de chupetes para tu recién nacido, en caso de que decidas ofrecérselo. ¡Doña Coletas es la mejor opción para tu peque!