A medida que tu bebé va creciendo, seguro que en algún momento te has preguntado cómo será el inicio de la alimentación complementaria. Y es que, ¿cuándo es el mejor momento para hacerlo? ¿En qué orden de alimentos? ¿Cómo hay que preparar sus comidas? ¿Cuánto debe comer?

¿Qué es el BLW para bebés?

El método Baby Led Weaning (BLW), que traducido al español significa que el “bebé dirige o conduce el destete” y, que consiste en dar al niño preparaciones que forman parte del menú adulto con pequeñas adaptaciones.

Se deja atrás los triturados o purés de la alimentación convencional del bebé y se pasa a una alimentación guiada por el peque.

Algunos la entienden como una nueva moda pero, en realidad, es la manera de dar de comer a los bebés de toda la vida.

Con este método el bebé come él solito llevándose a la boca alimentos sólidos, adecuadamente preparados según sus necesidades y respetando su desarrollo madurativo.

¿Cuándo y cómo poner en práctica la alimentación BLW?

Lo ideal es comenzar con este método a partir de los 6 meses y antes de cumplir el primer año. Es entonces cuando el bebé está en plena fase de descubrimiento del mundo que le rodea.

Además, está preparado para comenzar su alimentación complementaria.

Como la psicomotricidad tarda en desarrollarse, podemos ayudarle cuando tenga dificultades para coger algún alimento. En este caso, la manera correcta de hacerlo es ofrecérselo sin obligarle a que lo tome.

Al principio, el bebé cogerá porciones grandes de alimento (siempre han de ofrecérsele trozos de alimento más grandes que su mano, para evitar el atragantamiento) y roerá los bordes. 

Más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza para coger pedacitos más pequeños. El siguiente paso sería el tenedor, más sencillo de utilizar para ellos que la cuchara.

Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, se debe poner a su alcance comidas variadas, sanas y adecuadas a su edad. 

Desde los 6 meses son adecuados los cereales, la fruta, la verdura, la carne y pescados cocidos. Con el paso de los meses, se introducirán poco a poco nuevos alimentos y formas de cocinar.

También el uso de los cubiertos, hasta que finalmente el peque acabe comiendo lo mismo que los demás, y de la misma manera.

Los alimentos deben ser siempre saludables para que el bebé se acostumbre a comer de forma sana y equilibrada, limitando en lo posible el azúcar y las grasas saturadas.

Ventajas de la alimentación BLW

Lo que lleva a muchas familias a escoger el BLW como método de alimentación de sus bebés son sus múltiples ventajas:

Ventajas para el bebé

  • Alimentarse supone un aprendizaje en el que experimentar con distintas texturas en las manos y en la boca y descubrir diferentes sabores. Un puré siempre es igual y el bebé es incapaz de diferenciar los distintos alimentos que contenga. Pero poder tocar, espachurrar y llevarse a la boca un trozo de pechuga de pollo, un puñado de arroz o un trozo de plátano, ¡es mucho más divertido! Además, intentando coger trozos de comida de distinto tamaño y consistencia desarrollará un gran trabajo psicomotor.
  • La musculatura que interviene en la masticación lleva entrenándose desde su primera toma de leche, especialmente en bebés alimentados con pecho. Con el BLW mastican con las encías manteniendo esa musculatura activa.
  • El bebé aprende a identificar y regular su sensación de hambre y saciedad. Cuando no le apetezca comer más, dejará de llevarse alimento a la boca. Si se le da puré, su actitud es mucho más pasiva, favoreciéndose la ingesta excesiva.
  • Evita tener que aprender a comer sólidos cuando sea más mayor y se reduce el rechazo que pueden crear algunas texturas. Hay niños que comen las frutas en puré sin problema porque se han habituado a ellas así, pero no les gusta la textura de la fruta en trozos.
  • Comer en la mesa de los adultos lo incluye en las dinámicas familiares y, al mismo tiempo, supone una nueva actividad social.

Para la familia

  • Mejor organización del tiempo: no es necesario hacer comidas diferentes. Esto podrá conllevar también que los adultos coman de manera más saludable.
  • No hace falta sentarse con el niño a convencerle de que coma.
  • Ahorro de dinero: los “alimentos infantiles”, además de no ser siempre la opción más saludable por la cantidad de azúcar que contienen o por su nivel de procesamiento, tienen un coste mayor.
  • Mayor comodidad a la hora de planificar las comidas. No hay listas rígidas de alimentos a introducir. Cada familia irá incorporando con flexibilidad en la alimentación del bebé sus propios alimentos, adaptados a él.

Consejos para comenzar con el método BLW

Se aconseja dar un mismo nuevo alimento durante 3-5 días antes de introducir otro. Si le das a tu bebé a la vez 4 alimentos nuevos y uno le da alergia, no sabrás cuál ha sido y no te atreverás a repetir con ninguno de ellos.

Retrasar la introducción de alimentos potencialmente alérgenos como el gluten, el huevo, las fresas, el kiwi o los frutos secos (triturados o a modo de mantequilla) facilitan las alergias. Pueden introducirse desde los 6 meses. Además, ten en cuenta que no tiene ningún fundamento comenzar con cereales sin gluten y después con gluten, así que no es necesario que los separes.

No te agobies por la cantidad de comida que veas que come. Parece que no llega a tragar nada, pero observarás importantes cambios en el pañal. Sus deposiciones cambiarán de olor y consistencia sustancialmente.

Adapta la preparación de los alimentos al bebé. Deberán estar blanditos, sobre todo si todavía no le han salido los dientes, y adaptados a su capacidad motora.

Es aconsejable facilitarle el agarre de los trozos de comida como, por ejemplo, cortar en tiras una pechuga de pollo para que la coja mejor que en daditos.

Le será más fácil arrancar trocitos con las encías si la carne la cortas en sentido perpendicular a sus fibras, no en paralelo.

Es preferible cocinar las verduras al vapor para que conserven todos sus nutrientes y evitar los fritos. Cuando se las des, comprueba que están blanditas y no queman.

Ten en cuenta los alimentos prohibidos en la comida de los niños:

  •  No debe incluirse sal, azúcar o miel.
  •  El queso tierno y el yogur pueden introducirse en pequeñas cantidades a partir de los 8 meses.
  •  Se deben evitar las espinacas y acelgas hasta los 12 meses y limitar su consumo hasta los 3 años.
  •  Antes de los 6 años no debe comer carne procedente de caza con munición de plomo.
  •  Antes de los 3 años, se debe evitar el consumo de pez espada, atún, o cazón, pudiéndolo comer de manera muy esporádica hasta los 10 años.

Sin duda, los padres disfrutaréis de esta etapa con vuestro peque, además, será muy satisfactorio ir viendo cómo tu bebé va adquiriendo habilidades motoras y cómo se lo pasa bien comiendo de todo.

En Doña Coletas, contamos con multitud de modelos en vajilla. Encontrarás el que más se adapte a tu bebé, desde tapetes con plato incluido, hasta cucharas y tenedores para cuando sean más mayores.

En nuestra tienda online también podrás encontrar baberos de silicona para evitar que tu peque se manche cuando esté experimentando con la comida.

Abrir chat