A día de hoy, aún hay personas que confunden los términos mellizos y gemelos. Algunos no saben identificar las diferencias entre ambos, y otros, ni siquiera creen que hayan. Es cierto que en ambos casos, la madre gesta a dos bebés al mismo tiempo, pero no se trata del mismo tipo de hermanos.

Aquí te explicaremos en qué se diferencian entre ellos, qué tipos de embarazos gemelares pueden darse y cómo puedes saber si esperas gemelos o mellizos.

Las diferencias entre gemelos y mellizos

Son muchos los que se preguntan cuáles son las diferencias entre gemelos y mellizos y bien, lo primero que debemos saber es que tienen el mismo origen etimológico. Ambas provienen del latín gemellus, que significa «dos iguales o duplicado», aunque se utilizan para referirse a dos tipos de embarazo múltiple diferentes.

En un principio mellizo y gemelo convivieron como dos maneras distintas de denominar a los niños nacidos en un mismo parto, con la diferencia de que «mellizo» era más propio del habla popular y «gemelo» de la culta. Más tarde comenzaron a usarse para diferenciarlos.

Sin embargo, si estás embarazada de mellizos, quizás te haya sorprendido que el obstetra no los llame así, sino que se refiera a ellos como gemelos. Esto es porque esta distinción sólo se hace popularmente, a nivel médico todos son denominados gemelos.

¿Qué son los bebés gemelos?

Hablamos de gemelos cuando los dos bebés se gestan en el mismo embarazo con la particularidad de que provienen del mismo óvulo fecundado por un espermatozoide.

Este óvulo se divide después de la fecundación, dando lugar a dos embriones genéticamente idénticos. Los gemelos comparten el 100% de los genes, razón por la cual siempre son del mismo sexo e idénticos físicamente.

¿Qué son los bebés mellizos?

Son los hermanos que se gestan en el mismo embarazo, pero su concepción tiene como origen dos óvulos fecundados por dos espermatozoides diferentes. En definitiva, son dos hermanos que nacen a la vez. Médicamente se denominan gemelos dicigóticos.

Comparten el 50% de los genes como dos hermanos procedentes de embarazos diferentes, por lo que pueden parecerse pero no son idénticos, además, pueden ser del mismo o diferente sexo.

Tipos de gemelos

Como hemos mencionado, médicamente ambos embarazos se consideran gemelares. Sin embargo, sí existe una distinción entre si el embarazo proviene de la fecundación de un solo óvulo por un solo espermatozoide o de dos óvulos distintos, por dos espermatozoides diferentes.

Gemelos dicigóticos (LLAMADOS POPULARMENTE MELLIZOS)

Los gemelos dicigóticos son los llamados popularmente «mellizos». Este tipo de gemelos se produce cuando dos óvulos son fecundados por dos espermatozoides diferentes. Los espermatozoides pueden ser de dos coitos diferentes y, de hecho, si se diera el caso, incluso de dos padres distintos.

Cada óvulo evoluciona por separado con lo que cada embrión tendrá su propio saco amniótico y su propia placenta.

Pueden ser del mismo o de diferente sexo y su semejanza física es la misma que se puede dar entre dos hermanos de embarazos distintos.

Representa entre el 65% y el 75% de los casos de embarazos gemelares. Son más frecuentes este tipo de gemelos dado que, por un lado, responden a un gen hereditario y, por otro, pueden estar influidos por otros factores de los que hablaremos más adelante.  .

Gemelos monocigóticos

Este tipo de gestaciones se dan tras la fecundación del óvulo (durante los siguientes 14 días), este sufre una división, dando lugar a dos huevos idénticos. Es decir que de un solo óvulo fecundado por un solo espermatozoide surgen dos embriones.

Por esta razón, los gemelos monocigóticos son del mismo sexo y se parecen físicamente e incluso psíquicamente. Sucede esto en el 25% de los embarazos gemelares.

Dependiendo de en qué momento post fecundación se produzca la división del óvulo, se darán procesos diferentes y, por tanto, los gemelos pueden ser de diferente tipo:

  • Gemelos monocigóticos diplacentarios biamnióticos: la división del óvulo tuvo lugar a los 3 días de la fecundación. Cada embrión cuenta con su propia placenta y su propio saco amniótico. Suelen darse en un tercio de los casos de embarazos monocigóticos.
  • Gemelos monocigóticos monoplacentarios biamnióticos: la división del óvulo se produce entre 4 y 8 días después de la fecundación. En este caso, los embriones comparten placenta pero cuentan con sacos amnióticos individuales. Sucede en dos tercios de los embarazos monocigóticos.
  • Gemelos monocitógicos monoplacentarios monoamnióticos: la división del óvulo entre los 8 y los 13 días después de la fecundación, el saco amniótico y la placenta ya están formados por lo que los embriones los comparten. Es decir, se desarrollan ambos dentro del mismo saco amniótico y se alimentan de la misma placenta, aunque cada uno tiene su propio cordón umbilical. Es poco frecuente, se da sólo entre un 1% y un 2% de los embarazos monocigóticos, y tiene un riesgo de mortalidad del 50% por complicaciones del cordón umbilical o anomalías congénitas.
  • Siameses: si la división se produce a partir de los 14 días postfecundación, los embriones se separan de manera incompleta dando lugar a gemelos unidos. Dependiendo del caso, los médicos pueden plantear la separación de los siameses, aunque a veces,  solo pueden garantizar la supervivencia de uno de ellos. Los siameses son un fenómeno raro que suele aparecer en 1 de cada 1500 embarazos gemelares.

¿Cómo saber si son gemelos o mellizos? 

Se podrá detectar la diferencia en una ecografía durante los primeros meses de embarazo en ciertos casos:

  • Si se observa que comparten el corion (membrana que rodea los sacos amnióticos), se sabrá que son gemelos. Aunque se trata de un detalle difícil de apreciar.
  • Si los dos embriones se encuentran dentro del mismo saco, también serán gemelos.
  • Si son de distinto sexo. En este caso está claro que son mellizos.
También se puede obtener esta información haciendo una prueba de cigosidad, extrayendo una muestra de líquido amniótico, para un posterior análisis de ADN.

Conocer los rasgos genéticos de los gemelos es útil porque nos advierte, ante la posibilidad de que padezcan ciertas enfermedades, y también, puede ayudar en el caso de necesidad de trasplante de órganos entre ellos.

La herencia genética de los gemelos y mellizos 

En el caso de embarazo de gemelos, no se conoce a ciencia cierta qué provoca la división que da lugar a dos embriones. Sin embargo, en la concepción de mellizos sí se sabe que uno de los factores que influye es la herencia genética.

El embarazo de mellizos también puede ser consecuencia de otros factores que presente la mujer como:

  • Cuando la gestante es mayor de 35 años: las alteraciones hormonales que se empiezan a producir a partir de esa edad pueden dar lugar a un incremento en la estimulación folicular ovárica que provoque una doble ovulación.
  • Si tiene un índice de masa corporal superior a 30: hay estudios que relacionan un aumento de la probabilidad de poliovulación en mujeres con sobrepeso.
  • Cuando la mujer es sometida a un tratamiento de reproducción asistida: ya que se estimula artificialmente la ovulación y se realiza la transferencia de más de un embrión.
  • Si ha tomado durante mucho tiempo pastillas anticonceptivas: dado que suprimen la ovulación, es posible que al dejar de tomarlas se produzca un efecto rebote en forma de poliovulación.

Mitos sobre gemelos y mellizos

Existen multitud de falsos mitos sobre la gestación de gemelos y mellizos, algunos de ellos son:

  • Los mellizos se saltan una generación: los hombres no ovulan, con lo que no provocan que ellos sean padres de gemelos y, en ese caso, se salte esa generación de la familia.
  • Los gemelos comparten placenta y bolsa: no en todos los casos de gemelos es así. Esto depende del momento en el que se produzca la división del óvulo.
  • El gemelo que nació primero es mayor: nace primero el bebé que está ubicado más cerca de la salida del útero. Por lo tanto, esto no tiene nada que ver con la edad gestacional.

La única semejanza entre gemelos y mellizos es que son hermanos que se gestan en un mismo embarazo.

Pero tanto si se trata de mellizos como de gemelos, lo más importante es que tu embarazo se desarrolle con normalidad y tanto tú como tus bebés os encontréis perfectamente. Y si un bebé ya es motivo de alegría, imagínate dos.

¡En Doña Coletas contamos con una amplia gama de productos que os ayudarán en esta nueva etapa como papás por partida doble. ¡En nuestra tienda encontrarás los artículos que más se adapten a ti y a tus bebés!