De todos los artículos que has adquirido antes de la llegada de tu bebé, hay uno que te llama la atención: la hamaca para bebés. Puede que ahora no te parezca muy útil, ya que, teniendo la minicuna, ¿para qué la necesitas? 

No obstante, la hamaca para bebés es uno de los productos que más usarás durante los primeros meses, porque ofrece unas ventajas que jamás podrás encontrar en la minicuna. Aprende a sacar todo el provecho que te ofrece la tumbona para bebés y alarga su vida útil con los consejos que te proporcionaremos. 

Qué es y para qué sirve una hamaca de bebés 

Una hamaca o tumbona para bebés es una sillita acolchada reclinable en la que el bebé se halla tumbado.  

Las hamacas pueden balancearse y suelen llevar incorporadas música y vibración para divertir y relajar al bebé. Además, son perfectas para dormir, ya que tienen una función de reclinado total para facilitar su sueño.  

La hamaca para bebés también es el producto estrella de los viajes y las visitas familiares, debido a que no solo pesa poco, sino que se puede doblar y guardar en su bolsa transportable para que te la puedas llevar a donde quieras sin problemas. 

Cuándo poner al bebé en la hamaca 

La tumbona para bebés, así como la minicuna, serán los compañeros más cercanos de tu bebé durante los primeros meses. En teoría, si la hamaca para bebés está homologada para ser utilizada desde el nacimiento, podrás usarla desde el primer día, ya que con su posición reclinable el bebé no se verá forzada a aguantar su propia cabeza, algo que no puede hacer durante las primeras semanas.  

Sin embargo, esto dependerá de cada bebé, por eso lo mejor es ir probando. ¿Está incomodo? ¿Se rueda hacia un lado cuando lo colocas? Si es el caso, mejor esperar unos días más. 

La mayoría de las hamacas para bebés se recomiendan hasta los 6 meses o cuando alcance el peso máximo, pero variará de modelo en modelo, así que, para evitar vuelcos por exceso de peso, revisa este apartado con atención.   

Beneficios de la tumbona para bebes 

Las tumbonas no solo sirven para colocar al bebé en un lugar seguro mientras tú tienes las manos libres para realizar otras acciones, sino que ayudan de varias formas al desarrollo de hijo o hija durante los primeros meses.  

1. Amplía su visión 

Las minicunas son geniales para transportar al bebé, pero reducen su visión al tener límites muy marcados.  

Esto no ocurre con la hamaca, ya la puedes colocar en cualquier parte de la casa, con lo cual el bebé podrá explorar con su vista todo lo que se encuentra a su alrededor y ejercitar su curiosidad y cerebro. 

2. Estimula los sentidos de oído y el tacto 

Una de las ventajas de las hamacas para bebés es que se le pueden incorporar distintos juguetes para hacer el tiempo del retoño en la hamaca más ameno. Uno de los mejores es el set de peluches que contiene una campana en su interior, el cual se puede colocar cerca de sus manos para que experimente con su tacto y sonido. 

De esta manera tu retoño empezará a crear los pilares para realizar otras acciones mucho más complejas como el agarre de objetos y el hablar. 

3.  A prueba de todo  

Uno de los mejores beneficios de las hamacas es que sus fundas son intercambiables, por lo que no tendrás que temer si se ensucian, ya que podrás retirarla de la tumbona y ponerla a lavar y secar, para que esté limpia cuando tu bebé la vuelva a usar.  

Práctico, ¿no?  

Cuánto tiempo puede estar un bebé en una hamaca 

Esta es una pregunta usual en todas aquellas personas que van a ser padres y les preocupa la salud de sus hijos.  

Así, como se mencionado que la hamaca para bebés es el complemento perfecto para los retoños durante los primeros meses, también es cierto que mientras más meses tenga el bebé menos tiempo debe pasar en la hamaca, siendo una media hora lo recomendable de los 3 meses en adelante.  

Esto es así porque durante los primeros meses el bebé también debe conseguir la fuerza necesaria que lo llevará a sentarse, gatear y ponerse de pie más adelante, cuestión que no puede entrenar si está todo el tiempo acostado en una tumbona.  

Es por ello que las hamacas para bebés se recomiendan hasta los 6 meses, ya que después de ese tiempo el bebé podría ver afecta su desarrollo psicomotor si continúa usando su tumbona. 

Consejos para alargar la vida de la hamaca para bebés 

Las hamacas no son frágiles, pero sí conviene seguir una serie de recomendaciones para que el bebé la pueda utilizar sin problemas hasta los 6 meses: 

  • Lávala cada vez que se ensucie para evitar malos olores.  
  • Asegúrate de que tiene un sistema de bloqueo para evitar accidentes.  
  • El arnés debe ser fuerte y lo suficientemente flexible para adaptarse al crecimiento del niño.  

Si necesitas ayuda para decidir qué hamaca para bebés comprar, consúltanos. En Doña Coletas estamos para ayudarte en el desarrollo de tu bebé. 

Abrir chat