Pese a que la mayoría de los médicos y profesionales aconsejan la leche materna para el bebé, y ven en ella la mejor opción para proteger al niño, en ocasiones, la lactancia artificial es una opción a tener en cuenta. Ya sea por necesidad, o bien, por simple libre elección.

Esta lactancia artificial puede realizarse tanto de manera exclusiva como combinada con la materna, produciéndose así la lactancia mixta.

Son muchas las familias que optan por diferentes tipos de lactancia. Y todas ellas son válidas mientras sean la mejor opción para el bebé y su mamá.

¿Qué es la lactancia mista y por qué elegirla?

La lactancia mixta es aquella que combina leche materna y leche artificial. La elección podrá provenir de una indicación médica o de una libre elección materna:

En el primer caso, el motivo suele ser que el bebé no gana el peso suficiente en el tiempo que debería. Es fundamental consultar con el profesional especializado en este campo para una correcta valoración.

En la mayoría de los casos, el problema no viene por una falta de leche, sino en una incorrecta técnica en las tomas, de fácil solución.

Otras veces, las madres deben recurrir a la leche artificial como suplemento a la materna por estar tomando algún medicamento que sea incompatible para la lactancia.

Otro motivo que puede llevarte a recurrir a la leche materna puede ser que tengas que separarte de tu bebé temporalmente.

Lo cierto es que muchas madres se decantan por la lactancia mixta por elección, porque prefieren no utilizar sacaleches y quieren compartir la tarea con su pareja o deben reincorporarse al trabajo.

Al final, sea por el motivo que sea (y si no es una cuestión de salud con indicaciones médicas), elegir una lactancia mixta depende de ti y de tus circunstancias.

¿Cómo empezar con la lactancia mixta?

La lactancia mixta puede iniciarse inmediatamente tras el nacimiento. El momento de comenzar con ella, siempre y cuando no se trate de una indicación médica, será aquel que tú misma prefieras.

Si tu bebé está tomando leche artificial, tu pecho comprenderá que no debe fabricar esa cantidad de leche que toma él por fuera. La naturaleza es sabia.  

A la hora de elegir la lactancia mixta, es importante tener en cuenta:

  • Cuando desees ir retirando o reduciendo las tomas del pecho, dale a tu bebé en cada toma en primer lugar la leche artificial y, después, si él lo quiere, el pecho.
  • Si tienes intención de darle el pecho a tu bebé el máximo tiempo posible, ofrécele siempre el pecho en todas las tomas y únicamente cuando lo suelte, la leche artificial.
  • Por la noche, que es cuando tu prolactina (la hormona que estimula la producción de leche) estará más elevada, ofrécele solo el pecho.

Muchas madres sienten frustración al entender que la fisiología de la lactancia funciona así y se debaten entre mantener la lactancia materna el mayor tiempo posible o facilitar su organización con ayuda de otra persona para las tomas.

En cualquier caso, algunos consejos que pueden ayudarte son:

  •  Escoge siempre una tetina adecuada a su edad.
  •  Sustituye la tetina cuando el fabricante lo aconseje o si antes la ves deteriorada.
  •  Ofrece el biberón como si dieras el pecho, con continuo contacto físico, mirando, acariciando y hablando a tu bebé.

¿Qué leche elegir para mi bebé?

Normalmente, los especialistas destacan que las leches tipo 1 son las de mayor calidad, independientemente de la edad del lactante, con fórmulas mejor adaptadas a sus necesidades.

Con lactancia artificial o mixta, no es necesario pasar en ningún momento a fórmulas tipo 2 o de crecimiento a lo largo del desarrollo del bebé.

Ventajas y desventajas de la lactancia mixta

Todo en esta vida tiene unos beneficios y unas contraindicaciones, en el caso de la lactancia mista no iba a ser menos:

La desventaja de la lactancia mixta es que, con un inadecuado manejo, tu producción de leche podría verse mermada.

En cuanto a la organización, el hecho de que otra persona pueda alimentar a tu bebé con leche artificial te permitirá disponer de más tiempo para ti, para tu trabajo, para tus otros hijos.

Pero hay que tener algo en cuenta, las tomas con leche artificial llevan más tiempo que las del pecho. Y esto se debe a la preparación previa de la leche, así como el posterior lavado del biberón y la tetina. Al contrario del pecho, que no requiere de preparación previa ni antes, ni después de alimentar al bebé.

Lógicamente, el coste de la leche artificial también supone una desventaja, así como de los utensilios necesarios: biberón, tetina, termos, esterilizadores, calienta biberones, etc.  

En cualquier caso, frente a la lactancia artificial, la lactancia mixta ofrece la enorme ventaja de que tu bebé estará recibiendo componentes y defensas que ninguna leche artificial podrá lograr. Son beneficios para tu bebé que solo encontrarás en tu leche materna.

Mantener la lactancia materna, aunque sea en combinación con la artificial, conlleva ventajas para la salud de la mamá.

Reduce el riesgo a enfermedades como el cáncer de mama, osteoporosis… pero además, no solo protege a la mamá, sino que también favorece al sistema inmune de tu bebé, consiguiendo un menor riesgo en sufrir obesidad, infecciones o diabetes.

En Doña Coletas creemos que la decisión acertada será la que más te beneficie a ti y a tu bebé, además de las circunstancias que os acompañen.

Si decides llevar a cabo una lactancia mixta, o bien, dar exclusivamente el biberón, en nuestra tienda online encontrarás diferentes modelos de bibis, para que puedas elegir el que más de adapte a vuestro estilo.

También contamos con todo lo necesario para preparar el biberón: esterilizadores, funda para biberones, prepara biberones, calienta biberones, termos, dosificadores, incluso butacas de lactancia.

No lo dudes, ¡Doña Coletas es tu lugar!

Abrir chat