El uso del cojín de lactancia ha aumentado considerablemente en los últimos años, una tendencia que se explica fácilmente dado que estamos ante un recurso que aporta comodidad tanto a la mamá como al bebé a la hora de dar el pecho.

A través de este artículo hablaremos acerca del cojín de lactancia, donde conoceremos sus beneficios, así como explicaremos las posturas más recomendables para utilizarlo. ¡No te lo pierdas!

¿Qué es el cojín de lactancia?

El cojín de lactancia, conocido también como almohada de lactancia, está diseñado con el objetivo de soportar mejor el peso del bebé. Además, nos permite colocarlo en la postura correcta mientras le damos el pecho.

Una de las principales particularidades que tenemos a nuestra disposición es que tenemos la posibilidad de comprar un cojín de lactancia de cualquier forma, diseño o tamaño, siendo esta una de las principales ventajas que nos propone este sector en la actualidad.

Sin duda, esta amplia variedad de modelos que tenemos a nuestra disposición en el mercado hace posible que tengamos una mayor facilidad a la hora de encontrar aquella opción que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

El principal objetivo que nos ofrece un cojín de lactancia es poder adoptar una posición más cómoda y relajada, por lo que estaremos evitando todo tipo de problemas en zonas como las cervicales o las lumbares. Además, el bebé se apoyará en una superficie agradable y esta es otra de las ventajas que nos propone el cojín de lactancia.

Una creencia errónea es pensar que el cojín de lactancia únicamente está enfocado para aquellas madres que dan el pecho a su bebé, sin embargo, se trata de una perfecta solución para mamás y papás que dan el biberón a sus hijos, puesto que nos será de gran utilidad para conseguir una toma más agradable y ergonómica.

¿Qué requisitos debe cumplir un cojín de lactancia?

A la hora de escoger un cojín de lactancia es indispensable apostar por la comodidad, dado que su principal función es la de prevenir todo tipo de tensiones musculares, así como malas posturas habituales cuando se le da el pecho a un bebé.

El cojín de lactancia es una solución idónea para aquellas mujeres que se han sometido a una cesárea, dado que nos permitirá dar el pecho sin que sea necesario apoyar al bebé en el vientre, de modo que nos servirá para evitar dolores en la zona y nos ayudará a proteger la cicatriz que queda tras la intervención.

Otro de los aspectos importantes a la hora de escoger un cojín de lactancia es apostar por un modelo que sea transpirable, ya que nos impedirá sudar en exceso.

Si bien es cierto que uno de los objetivos de un cojín de lactancia es que sea cómodo, hay que hablar también de la importancia que sea firme, dado que debe tener la capacidad para sostener el cuerpo del bebé, así como es necesario elevarlo para que la boca quede situada a la altura del pezón de la mamá.

Tipos de cojines de lactancia

Como ya hemos adelantado anteriormente, en la actualidad tenemos la posibilidad de escoger diferentes modelos de cojines de lactancia. Uno de los aspectos más importantes que debemos tener en consideración es que existen diferentes tipos de cojines de lactancia. Son los siguientes:

  • Con forma de serpiente: Estamos ante un modelo que se asemeja a un almohadón largo y cuenta con un relleno blando, que hace posible que estemos ante un cojín que nos ofrece una gran versatilidad.

Asimismo, también hay que destacar que estamos ante una solución ideal para usar durante el embarazo, de modo que no es de extrañar que también se conozca como cojín de embarazo.

  • Cojín en forma de C: Seguramente estamos ante la opción más popular y conocida. Este tipo de cojín se coloca en la cintura de la mamá ajustándose a su contorno de forma sencilla, mientras que el bebé se colocará sobre el cojín.

Si bien es cierto que su principal función es usarlo como apoyo durante la lactancia, hay que destacar otros usos del cojín de lactancia en forma de C, como por ejemplo para sentar o acostar al bebé.

Posturas ideales para usar el cojín de lactancia

Elegir una postura para el uso del cojín de lactancia dependerá de todo tipo de aspectos y factores, siendo importante encontrar una posición cómoda y eficaz a la hora de dar el pecho. Asimismo, se recomienda ir variando las posturas con el objetivo de prevenir todo tipo de trastornos tales como la obstrucción mamaria o la mastitis.

Una de las posturas más populares es la conocida como postura de cuna. En este caso, la mamá se sentará y sujetará al bebé con los brazos en horizontal, mientras que el cojín de lactancia se colocará debajo de los brazos con el objetivo de ofrecer el mayor confort al bebé.

Otra postura muy similar es conocida como la postura de agarre, con la única diferencia que sujetaremos al bebé con las dos manos.

Mencionamos también la postura tumbada como otra de las soluciones que tenemos a nuestra disposición y que, como su propio nombre indica, tanto el bebé como la mamá estarán tumbados, con el cojín por debajo del bebé para facilitar la succión.

¿Dónde comprar cojín de lactancia?

Una de las soluciones más recomendables que tenemos a la hora de comprar un cojín de lactancia es internet, puesto que tenemos a nuestra disposición todo tipo de tiendas online que nos ofrecen este producto. Comprar por internet se ha convertido en una solución muy demandada dado que es un formato cómodo, seguro y rápido.

Además, no hay que olvidar que a través de internet tenemos la posibilidad de encontrar más modelos relacionados con el cojín de lactancia, lo que significa que tendremos una mayor facilidad a la hora de escoger aquel modelo que mejor se adapta a nuestras necesidades.

En definitiva, podemos definir el cojín de lactancia como una alternativa muy recomendable y eficaz durante la lactancia.

Abrir chat