El verano es el momento del año en el que tenemos más horas de Sol. También significa que mejora el clima y hay más tiempo para salir a pasear. Si tienes un bebé sabes que su piel es muy sensible a los rayos de solares, por lo que tendrás que protegerlo para evitar daños y mantener su salud. Tranquila, hay formas muy sencillas de cuidar su piel. Disfruta de la época estival con tu pequeñín con estos consejos. 

Algunos consejos para proteger a tu bebé del sol este verano 

El verano y los bebés son compatibles siempre que sigas las siguientes recomendaciones.

De 3 a 6 meses. Nada directo 

Los bebés mientras más pequeños más sensibles. Esto es especialmente importante con los recién nacidos hasta la edad de 6 meses en los cuales la piel del bebé no está preparada para la luz solar directa, por eso busca un lugar en la sombra si quieres disfrutar de una linda mañana con tu bebé. 

Mañanas sí. Horas centrales del día no 

Los bebés hasta la edad de 3 años tienen una capacidad muy reducida de disipar el calor a través del sudor, por lo que es recomendable no salir entre las 11h y 16h, ya que son las horas más calientes en el día. Y si vas a salir en las mañanas lo mejor es que vayas con tu bebé en un silla de paseo con una capota extensible para evitar el Sol directo y prologando, así puedes protegerlo y disfrutar de un buen momento. 

Hidratación 

A la hora de salir no olvides llevar agua para ti y tu pequeñín. Los bebés al igual que no toleran tan bien el calor como nosotros, se descompensan más fácilmente si se deshidratan, por ello es muy importante llevar un biberón con agua para que tome cada cierto tiempo. 

Tejidos de algodón  

Los bebés no transpiran bien y por usar el pañal se llenan de ronchas que les molestan. En verano esto se triplica gracias al calor que hace. Si queremos evitarles molestias, lo mejor es contar con ropa hecha de algodón, ya que este tejido ayuda a transpirar y a que el calor se disipe. 

Si vas a la playa, protector solar  

Si tu bebé ya tiene edad suficiente para jugar en la playa, lo que puedes hacer para protegerlo es usar un protector solar, pero no cualquiera, tienes que buscar uno especial para su piel dependiendo de su edad y debes echarlo simplemente en las partes del cuerpo donde vaya a recibir Sol directo, es decir, piernas, brazos y manos. Para que haga más efecto, se debe aplicar media hora antes de salir y después cada dos horas.  

Protege la cabeza y los ojos  

La cabeza y los ojos son importantes. Nunca hay que mirar directamente al Sol. No obstante, como los bebes no lo saben, lo más recomendables es ponerles un sombrero o gorra y después unas gafas de Sol. Además, este impide que los rayos le peguen directamente y que tenga un golpe de calor. En el caso de no tener eso, lo mejor es refugiarse debajo de una sombrilla. 

Pasea con tu pequeñín por la montaña segura  

Si vas a ir de paseo a la montaña con tu bebé no olvides tomar todas las precauciones que hemos comentado anteriormente, ya que aunque estemos a una mayor altitud, el Sol tiene la misma fuerza que si estuviéramos al lado del mar. 

El Sol y la vitamina D 

Aunque hemos repetido que el bebé, sobre todo el de menos de 6 meses, no debe estar en contacto directo con el Sol, lo cierto es que lo necesita en pequeñas cantidades para sintetizar la vitamina D.  

La vitamina D es importante para que los huesos se formen bien y que sean fuertes, lo cual será fundamental para cuando empiece a gatear y caminar. Si tienes un bebé en los primeros meses, te recomendamos hagas paseos cortos de 10 o 20 minutos en una mochila portabebé o carrito, lo que más se acomode a ti y tu pequeñín para disfrutar de un rato especial que le servirá para tener una estructura ósea a prueba de caídas.  

Los meses de verano son para disfrutar, para reencontrase con los seres queridos y crear recuerdos. Especialmente con el nuevo miembro de la familia. Protégelo bien y vive nuevas aventuras con tu bebé este verano 2021

Abrir chat