Desde hace un tiempo las mochilas portabebés se han ganado las miradas de todos los padres y madres: son un método seguro y agradable de llevar a tu hijo o hija cerca de ti. Además, te permite forjar un vínculo emocional más fuerte con él y estar disponible ante cualquier molestia o alteración que tanga y necesite ser reconfortado. 

Como se puede ver las mochilas portabebés se traducen en muchos beneficios para quienes las usan. No obstante, existen varios modelos según la edad del niño y de las habilidades motoras que está adquiriendo. 

Si estás pensando en comprar una, pero no sabes cuál es la que más te conviene, en Doña coletas, te contamos todo lo que necesitas saber para conseguir la mochila portabebés ideal para tu retoño.  

Cuándo usar mochila portabebés 

Entre los miles de regalos que puedes recibir cuando eres padre primerizo, está la mochila portabebés, una alternativa para pasear con tu hijo al aire libre si aún no has elegido el carrito de bebé 

El tiempo de uso de la mochila para bebés es limitado. Según los pediatras, si la mochila tiene una reposa cabezas, puedes llevar a tu retoño desde el primer mes de vida hasta el año de edad, ya que cuando llegan a los 12 meses necesitan más libertad y movimiento para lograr un correcto desarrollo psicomotriz. 

También tienes que tener en cuenta que, según la edad de tu hijo o hija, lo ajustarás pegado a tu pecho o a tu espalda. Si el bebé tiene 6 meses o menos ira al frente, pegado al pecho del padre o de la madre y preferiblemente con la cabeza en dirección a los padres.  

Otro consejo es ponerlo con las piernas abiertas en lo que se conoce como posición de cangrejo para cuidar su espalda en formación.  

En el momento ya alcanza los 7 u 8 meses y se pueda sentar por su cuenta, se recomienda que vaya sentado en la espalda de sus padres para que estos también cuiden su salud corporal.  

Asegúrate siempre de protegerlo del Sol, especialmente en los primeros meses.  

Señales que estás eligiendo un buen portabebés 

Lo más importante no es solo que nuestro bebé este cómodo, sino que el portabebés le permita ponerse una posición en la que la espalda de desarrolle con naturalidad, para ello se recomienda.  

  • Encontrar un portabebés en el que tu retoño se fije correctamente, eso quiere decir que no se caiga a los lados, no se agobie por la falta de espacio ni se le curve la espalda.  
  • El portabebés ha de ser ergonómico, es decir, permitir el desarrollo normal del bebé, respetando una postura natural y cómoda tanto para el bebé como para el adulto. 
  • La espalda del niño debe hacer una curvatura en forma de “C” y llevar las piernas separadas en forma de rana, de tal manera que el peso de su cuerpo recaiga en sus glúteos y no en los genitales.  

Tipos de mochilas portabebés 

Una vez que están claros todos esos puntos podemos elegir la mochila portabebés. 

Canguro frontal 

La primera mochila portabebés. En esta, tu hijo se sentirá reconfortado por el calor materno o paterno que le llega al estar enfrente de ti.  

Una mochila buena portabebés para este periodo debe contar con una reposa cabeza para cuidar el cuello del recién nacido y si se puede, una sombrilla para protegerlo de los rayos del Sol. Aun así, sostenle la espalda mientras no se pueda mantener erguido por su cuenta.  

Las mochilas portabebés de espalda 

Las más conocidas y las que más se utilizan. Son ideales cuando ya el bebé tiene cierto dominio de su cuerpo y puede sentarse por su cuenta. En estos meses ya puedes llevar a tu hijo en la espalda. 

Cuando llegues a este momento debes fijarte que la mochila portabebés cuenta con un sistema de adecuación a la cadera, para que tu espalda no sufra y pueda llevar a tu hijo por más tiempo.  

Algunas también cuentan con sombrilla y rueditas para transformarlas en sillas de paseo.  

Fular portabebés  

Consiste en un trozo de tela que envuelve al bebé y se coloca alrededor del cuerpo de la madre o el padre. Tiene la ventaja que se ajusta al crecimiento de tu hijo, ya que primero esta como acunado y cerca del pecho para alimentarlo más discretamente y más adelante se enrolla en la espalda.  

Mochila portabebés vs fular portabebés 

Si bien es cierto que el fular permite a los padres desarrollar un mayor vínculo emocional con el hijo y además es más versátil, ya que se acomoda según la evolución del niño; muchos expertos desaconsejan el uso del fular, porque si no se tiene cuidado podemos poner al bebé en una posición que no respete la curvatura de su espalda y dificultar su desarrollo. 

Abrir chat